Tag Archive for liderazgo

Cuando se pierde el rumbo: Señales de una dirección de empresas errónea

rumbo_empresasDe la dirección de una empresa y su correcta ejecución en busca de alcanzar los objetivos generales de la institución dependerá sin duda los resultados que ésta logre.

No es menor entonces el nivel de responsabilidad que la persona encargada de esta dirección tiene. De sus decisiones, basadas en sus conocimientos y análisis de la realidad a la que la empresa se enfrenta, dependerá la forma en que se tomen los desafíos que se tiene por delante.

En su mayoría este tipo de profesionales logran ejecutar planes exitosos, que se traducen en la buena salud financiera de la compañía. ¿Pero qué ocurre cuando el directivo ha perdido el rumbo? Algunas señales pueden alertar sobre el estado de la gestión en este ámbito.

Las lecciones para un buen liderazgo

Un buen líder siempre debe mantener el foco en lo estratégico más que en lo operativo. Eso significa que las funciones del día a día no pueden estancarlo hasta desviarlo de su principal función, que justamente se refiere a mantener una posición competitiva a través de una estrategia de largo plazo.

Una señal de preocupación también es la falta de determinación en sus decisiones. En resumidas cuentas, el líder debe proyectar seguridad, y nunca debe “temblarle la mano” a la hora de tomar decisiones.

Uno de los aspectos que una buena empresa debe aspirar a cumplir es la construcción de un buen clima laboral. La ejecución de cargos directivos siempre se encuentra con un difícil equilibrio, entre mantener un ambiente laboral y por otro ejecutar los objetivos empresariales sin que en ello se interpongan los afectos. Un mal síntoma en la dirección de la compañía es cuando el líder antepone lo relacional a los resultados.

También, otro mal signo de liderazgo es cuando el líder no se preocupa por el desarrollo de los empleados. No invertir en el capital humano y no entregar las facilidades para que, por ejemplo, sus colaboradores más cercanos se especialicen en un magíster en dirección de empresas, evitan que la empresa pueda ser competitiva.

Cómo identificar una mala gestión empresarial

Los números suelen ser la principal fuente de medición del impacto real de la gestión empresarial. La buena dirección en una organización se traduce en facilidad para alcanzar los objetivos, correctos alineamientos en la estructura comercial y armonía en el plano de los recursos humanos, con una inquietud marcada por mantener en equilibrio el clima laboral. Se potencia cursando, por ejemplo, un magíster en dirección empresarial.

Un erróneo liderazgo en la organización puede gatillar en que la toma de decisiones, los análisis previos y estudios hacia el futuro no sean realizados de la mejor forma, perjudicando los balances y objetivos de la empresa.

La recomendación, entonces, es a poner atención en las faltas de determinación de parte de los encargados de las decisiones. Si el líder no proyecta seguridad, antepone temas de cercanías con lo relativo a resultados, estamos ante un escenario de preocupación.

 

Estilos más habituales de liderazgo en las empresas

El liderazgo por objetivos es una práctica que debe usar cada empresa para su desarrollo. En República Dominicana y en muchos otros países este método se ha vuelto algo esencial. Sin embargo, con el paso del tiempo han ido apareciendo nuevos estilos de dirigir a los trabajadores, para la consecución de las metas de la organización. Es por esto, que haremos una revisión de los más frecuentes.

  • Liderazgo autocrático: Esta es una forma extrema de liderazgo transaccional, en donde los líderes o jefes tienen un poder absoluto sobre el equipo, que a su vez, no tiene muchas oportunidades de brindar sugerencias. Este no es el mejor de los liderazgos, ya que hacen que los trabajadores se sientan resentidas, al tener tan poca injerencia en la organización. Por lo mismo es que tiene alto índices de ausentismo y rotación de personal.

  • Liderazgo burocrático: Este tipo de líderes hacen todo en base a libros y siguen las reglas rigurosamente. Es bastante efectivo cuando existen riesgos en la seguridad o cuando importantes cantidades de dinero están en juego.

  • Liderazgo carismático: Estos líderes inspiran mucho entusiasmo en el equipo y conducen a los demás con mucha energía. Sin embargo, creen más en sí mismos, que en su propio equipo. A ojos de los seguidores, el éxito está ligado a la presencia de este líder carismático.

  • Liderazgo democrático: Aquí el líder invita los miembros del equipo a contribuir con la toma de decisiones. Esto no sólo incrementa la satisfacción por el trabajo, sino que es una ayuda a desarrollar habilidades. Los trabajadores sienten el control de su destino, por lo que trabajan más motivados, más duro por la empresa, que por una retribución económica. Puede tomar más tiempo, pero a la la larga suele dar mejores resultados. Es un buen liderazgo, para cuando la calidad es más relevante que la velocidad o la rapidez de la producción.

  • Liderazgo natural: Describe al líder que no reconocido como tal. Cuando alguien lidera simplemente para satisfacer necesidades de su equipo, se le denomina de esta forma o líder servil. Es una forma democrática de liderazgo, porque todos participan en las decisiones. Es una buena forma de dirigir en un mundo donde los valores son cada vez más importantes. Sin embargo, también existe la teoría de que en un escenario de mucha competencia, los líderes naturales pueden perder algo de peso, frente a los líderes.