Crece sin límites con una consultoría

Muchos micro emprendedores tienen un mundo de ideas en su cabeza, conocimientos y capital para desarrollar con éxitos sus negocios. Sin embargo, no siempre cuentan con las herramientas adecuadas para administrar eficientemente estos recursos. Por ello es bueno contar con la asesoría necesaria y programas de capacitación que lo ayuden a salir adelante y/o revertir algún problema que podría surgir.
¿Para qué sirve entonces una consultoría? Un servicio de este tipo permitirá emitir un juicio sobre la conveniencia, confiabilidad y/o beneficio que genera alguna idea o negocio futuro; sobre todo si se trata de un proyecto innovador.
Es entonces momento de pensar en un servicio de consultoría e implementación, es decir, un servicio que utilice un método para el desarrollo de proyectos eficientes. Esto se basa en tres pasos básicos:
1. Levantamiento presencial de procesos de negocios, dirigido a dueños y gerentes de empresas. Acá se establecen los requerimientos, procesos, puntos críticos y flujos documentarios.
2. Configuración del sistema en el que un grupo de consultores remotamente configuran el sistema.
3. Capacitación específica a los usuarios sobre los ciclos configurados.
A dónde queremos llegar
La idea de los procesos anteriormente descritos es permitir que una empresa:
• Conozca las necesidades reales del cliente, cuestión que resulta fundamental para fidelizarlos.
• Aumente la velocidad en el desarrollo de proyectos. ¡Cumplir con los plazos siempre es importante!
• Elimine tiempos muertos de los usuarios.
• Deje operativo el sistema de manera rápida y eficiente. Hacer esperar a los clientes tampoco habla bien de nuestro trabajo y es uno de los aspectos que más comentarios negativos genera.

¿Ya estás decidido? Piensa que emprender un negocio no es sencillo, pero se puede complejizar mucho más si no te asesoras por personas que saben y cuentan con experiencia en el área. ¡Es sólo cosa de atreverse y poder concretar los proyectos que tienes en mente!

Comments are closed.