Cómo realizar una mudanza ordenada y sin estrés

mudanza

Entre decidir el servicio de traslado, ordenar los bienes, reasignar los puestos de trabajo y muchas otras preocupaciones propias de una mudanza de oficina, hacer de esto un proceso libre de estrés es algo difícil, pero no imposible.

Lo único que se necesita es ordenar las tareas y preparar todo con tiempo. Por ejemplo, un mes antes del cambio se deben iniciar las capacitaciones necesarias para que los empleados lleguen con una idea formada de como será, más o menos, el espacio de la nueva oficina.

Realizar reuniones breves en donde se les expliquen temas básicos, como la ubicación de baños, cocina y áreas comunes, así como un mapeo sencillo de los servicios que se encuentran cerca de las nuevas instalaciones, ayudará a que el cambio no sea tan drástico y ellos se puedan acomodar con rapidez al nuevo ambiente.

Colaborar con el servicio de mudanza

 

Los servicios de mudanza para empresas incorporan también el embalaje de bienes, esto es ideal para proteger adecuadamente los muebles y equipos computaciones o maquinarias ya que la empresa se encarga de utilizar productos especiales para ello; espuma aislante, plumavit, plástico de burbujas, etc.

Un detalle extra es que se puede aprovechar esta instancia para instruir a los empleados a deshacerse de lo que no necesitan. Que sean ellos quienes empaquen las cosas de su escritorio y documentación relevante, marquen sus cajas con el nombre y la ubiquen sobre el escritorio.

De esta forma al embalar su escritorio y computador, los encargados de la mudanza podrán etiquetarlos con el nombre del trabajador y se facilitará la re-ubicación en la nueva oficina. Así se evitan confusiones y pérdida de tiempo buscando cada uno sus cosas.

Cuando lleguen los encargados de la mudanza, los equipos computacionales, de comunicación y toda maquinaria deberán estar desconectados para evitar complicaciones.

De esta forma, colaborando todos como un equipo, el proceso de cambio será más rápido y efectivo.

Comments are closed.