Uniformar a sus trabajadores sin perder la informalidad

poleraUna problemática que deben enfrentar algunas empresas es la necesidad de uniformar a sus empleados, sin caer en excesos, cuando se trata de lugares mas bien informales. Para resolver este dilema se puede optar por los bordados institucionales, que dan a la ropa un sello distintivo sin tanta formalidad.

Para las organizaciones es muy difícil compatibilizar una imagen seria y profesional ante sus clientes, cuando se ha implementado el free style en sus trabajadores. Es el caso de negocios pequeños y medianos como restaurantes y pizzerías (no de grandes cadenas), sólo por mencionar algunas.

Para los trabajadores, por otro lado, no es agradable que a medida que el negocio crece, ellos deben ir variando su forma de vestir siendo que ésta no influye en su desempeño laboral.

Una buena opción para resolver esto es optar por las poleras “polo”, esas con cuello y de manga corta. Estas, en distintos colores, pueden ser el uniforme perfecto para cualquier labor, son sport pero a la vez aportan algo de formalidad con el cuello y no limitan el movimiento de los trabajadores.

Qué permite el bordado institucional

Este modelo de poleras, además son aptas tanto para hombres como mujeres y los estampados institucionales lucen muy bien en este tipo de vestimenta.

Pero ¿por qué optar por la opción de bordar las prendas? La razón responde a una estrategia de marketing que las empresas están usando para proyectar solidez a sus clientes y posicionar su marca.

La ropa estampada se ha convertido en una de las mejores estrategias de publicidad porque sus beneficios son incalculables. Para los consumidores será mucho más atractivo comer en un lugar donde, si bien los meseros no andan de punta en blanco, se ve una preocupación real por dar una buena imagen y mantienen un estilo particular.

Comments are closed.